23.10.11

"No pienso que la mediocridad haya podido conmigo.
Siempre logré mantener una vigilancia al respecto, gracias a algunas señales de alarma.
La más eficaz es la siguiente: mientras no te regodeas con la caída de alguien aún puedes mirarte al espejo. Deleitarse con la mediocridad ajena sigue siendo el colmo de la mediocridad"



{ Todos los lectores deberían copiar los textos que les gusten:
no hay nada mejor para comprender qué los hace tan admirables }
Cómo hemos llegado a estar tan ciegos
para que la fealdad nos resulte soportable?

{La actividad mental ordinaria es un insulto a la inteligencia y no merece llamarse pensamiento}

No hay comentarios: