16.7.14

Virginia Woolf

"En el instante en que sus manos se tocaron 
volvió a formarse una vez más el vínculo que les unía.
Eran amigos y, al mismo tiempo, enemigos;
él era amo, ella era ama;
cada cual engañaba al otro,
cada cual necesitaba al otro,
cada cual tenía al otro,
cada cual sabía lo anterior, 
y se daba cuenta de ello
siempre que sus manos se tocaban"

No hay comentarios: